La consecuencia del ejercicio de la facultad legislativa es el impacto que causa en la población del Municipio de Santa Cruz de la Sierra o en la administración y gestión municipal. Por esta razón se incluye este apartado para describir los beneficios del trabajo legislativo de concejalas y concejales, destacando las de mayor relevancia.

Ley 541 de Declaración de Emergencia en Salud por la Enfermedad de Rabia Canina y Felina

Ley promulgada el 30 de Marzo de 2017

Ver en la Biblioteca Legislativa

La aplicación de esta Ley de vacunación contra la rabia se desarrolló en los 15 Distritos Municipales logrando una cobertura de vacunación del 69.94%. Fueron vacunados 238.928 canes y 64.071 gatos haciendo un total de 302.999 animales de una población estimada de 433.236.

La campaña de vacunación tiene por objeto limitar el de transmisión de la rabia al humano, controlándola en el perro como principal reservorio. Esta actividad ha promovido que la población propietaria de perros desarrolle comportamientos responsables para que, a mediano plazo, disminuya el perro en la calle y se eliminen los perros callejeros o comunitarios sin dueño.

Logra el acceso de los ciudadanos a los servicios de aseo urbano de manera universal, continua equitativa, continua con calidad y eficiencia. Reduce la generación de residuos sólidos en cantidad y peligrosidad.

Ley 518 de Conservación y Cuidado del Agua Potable, el uso de Pintura, Espuma y Otras Sustancias Nocivas para la Salud en el Carnaval 2017 "Fiesta Grande"

Ley promulgada el 13 de Febrero de 2017

Ver en la Biblioteca Legislativa

La sanción de esta Ley por el Concejo Municipal evitó el uso excesivo del agua potable en los festejos de Carnaval Cruceño-2017 “FIESTA GRANDE”; permitió el control sobre la venta de pinturas, espumas de colores, no autorizadas u otras sustancias tóxicas y nocivas para la salud, por parte de tiendas mayoristas, supermercados y todo centro de abastecimiento, que se encuentren ubicados en la jurisdicción municipal, dentro de los 15 distritos municipales, en el Carnaval Cruceño-2017 “FIESTA GRANDE”; se resguardaron los bienes y edificios públicos y privados; se conservó del patrimonio histórico de Santa Cruz de la Sierra; se evitó el pintarrajeado y daño a los bienes y edificaciones, sean públicos o privados, se cuidó el ornato público, plazas, parques, monumentos, señaléticas y otras áreas verdes y espacios destinados al esparcimiento colectivo y a la preservación del patrimonio cultural; se racionalizó el uso agua como derecho humano fundamental, la misma que debe ser utilizada de manera criteriosa y racional que garantice su permanencia para las futuras generaciones, considerando que es un recurso natural de interés público y prioritario; se respetó el derecho al bienestar y paz social de los ciudadanos del municipio, que garantice una vida armoniosa y el “Vivir Bien”; se protegió la integridad física y salud de los ciudadanos del Municipio y se inculcó el consumo de agua potable racional en los días de carnaval.

En materia ambiental a través de la presente Ley y de la normativa nacional, que fueron emitidas para el cumplimiento obligatorio en nuestra jurisdicción, se persigue inculcar en la población del municipio el uso racionalizado del agua potable durante las fiestas de carnaval, con la finalidad de proteger este recurso hídrico como derecho humano fundamentalísimo de la población, logrando así que sea utilizada de manera criteriosa y racional, garantizando su permanencia para las futuras generaciones, considerando que es un recurso natural de interés público y prioritario.

Ley 431 de Protección y Conservación del Agua

Ley promulgada el 2 de Diciembre de 2016

Ver en la Biblioteca Legislativa

Mediante la presente Ley se garantiza la disponibilidad del recurso hídrico para las generaciones futuras; educa a los habitantes del municipio de Santa Cruz de la Sierra sobre la importancia de la conservación y uso racional de fuentes de agua, a través de la ejecución de programas de protección del ciclo hidrológico del agua; establece condiciones y obligaciones específicas para el uso racional de los recursos hídricos en la jurisdicción municipal de Santa Cruz de la Sierra; establece un régimen de explotación hídrico sostenible a las unidades industriales y actividades, obras o proyectos, que en sus operaciones utilicen fuentes de autoabastecimiento de aguas subterránea, mediante la imposición de medidas precautorias, medidas de protección y medidas de restauración; coadyuva en garantizar la provisión del servicio básico de agua potable en la jurisdicción municipal de Santa Cruz de la Sierra mediante la imposición de condiciones y obligaciones específicas a las Empresas prestadoras del Servicio de Agua Potable y Alcantarillado Sanitario (EPSAS); viabilizar la suscripción de Convenios Interinstitucionales e Intergubernamentales y la ejecución de programas municipales, que permitan la realización de proyectos, planes y estudios enfocados garantizar la disponibilidad del recurso hídrico tanto en cantidad como en calidad; proteger y preservar los cuerpos de agua superficiales y subterráneos existentes en la jurisdicción municipal de Santa Cruz de la Sierra, a través de la ejecución de acciones de prevención y control de la contaminación hídrica; informar a la población respecto a las variaciones en la calidad hídrica de fuentes de agua que cumplen una aptitud de uso a través del monitoreo de cuerpos de agua superficiales y subterráneos.

En materia ambiental el Gobierno Municipal a través de la Ley Autonómica Municipal N° 431, tiene una herramienta normativa fundamental para inculcar en los ciudadanos el uso racional y sostenible del agua, protegiendo los acuíferos superficiales y subterráneos, así como la protección de las zonas de recargas que se encuentran en nuestro municipio, estableciendo condiciones y obligaciones específicas a los usuarios, para el uso racional de los recursos hídricos, a través de un régimen de explotación hídrico sostenible a las unidades industriales y actividades, obras o proyectos, que en sus operaciones utilicen fuentes de autoabastecimiento de aguas subterránea, mediante la imposición de medidas precautorias, medidas de protección y medidas de restauración, con la finalidad de proteger y conservar las fuentes de agua en el marco de las competencias y de las políticas municipales, departamentales y nacionales, conforme a lo establecido en la Constitución Política del Estado, logrando así garantizar la disponibilidad del recurso hídrico para las generaciones futuras.

Ley 295 de Aseo Urbano

Ley promulgada el 1 de Julio de 2016

Ver en la Biblioteca Legislativa

La Ley de Aseo Urbano establece las Políticas Municipales referidas a derechos y obligaciones de los usuarios, infracciones y sanciones referentes al aseo urbano, enmarcadas en las competencias exclusivas establecidas en la Constitución Política del Estado, en concordancia con la Ley Nº 755 de Gestión Integral de Residuos y su reglamentación.

Esta Norma Municipal contribuye a la consecución de un medio ambiente saludable, protegido y equilibrado, libre de contaminación o riesgos de deterioro derivados de la gestión inadecuada de residuos sólidos.

Logra el acceso de los ciudadanos a los servicios de aseo urbano de manera universal, continua equitativa, continua con calidad y eficiencia. Reduce la generación de residuos sólidos en cantidad y peligrosidad.

El depósito de residuos sólidos se realiza en sitios autorizados, que los ciudadanos conozcan y den cumplimiento a las disposiciones establecidas en la presente Ley; separen en origen los residuos sólidos, conforme a normativa; depositen residuos sólidos en lugares autorizados y mantengan limpia su acera dentro de los límites de su propiedad.

En materia ambiental, la presente Ley tiene influencia directa en lo referente al cuidado del medio ambiente, a través del manejo responsable de los residuos sólidos generados por los ciudadanos, pues el manejo inadecuado de éstos, podría generar contaminación, siendo uno de sus principales beneficios la reducción y/o reutilización de los residuos, además de la consecución de un medio ambiente saludable, protegido y equilibrado, libre de contaminación o riesgos de deterioro derivados de la gestión inadecuada de residuos sólidos y el establecimiento de lugares óptimos para la disposición final de los residuos, evitando así posibles infiltraciones al subsuelo por el derrame de lixiviados, producidos por la descomposición de los residuos orgánicos generados, que si bien en su aplicación es responsabilidad de EMACRUZ es un componente esencial la gestión integral de residuos sólidos en materia ambiental.